Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Factoría de Ficción estrena 'Sin tetas no hay paraíso'

Miguel Ángel Silvestre, Amaia Salamanca y María CastroARCHIVO TELECINCO
FDF Telecinco estrenará en horario de máxima audiencia 'Sin tetas no hay paraíso', un tributo a los más de 4 millones de espectadores que a partir de hoy podrán revivir la intensa historia de amor entre Cata y Duque.
El fenómeno televisivo de 2008 Miguel Ángel Silvestre Amaia Salamanca María Castro
Además del rotundo éxito alcanzado en términos de audiencia con una media de 4.041.000 espectadores y un 23,9% de cuota, 'Sin tetas no hay paraíso', protagonizada por , y , captó el calor y el cariño del público en dos macroeventos organizados por Telecinco en los que cerca de 6.500 fans pudieron presenciar en primicia y en compañía de los actores.
Los inicios de la relación sentimental entre Duque y Cata
Diego Torres El inspector , de la Brigada de Estupefacientes, acude a un vertedero de las afueras con su equipo para recabar información sobre el asesinato de una joven cuyo cuerpo ha aparecido allí semi-enterrado. Se trata de una adolescente que muestra signos de muerte violenta y elementos que podrían relacionarse con el mundo del narcotráfico.
En el barrio, Catalina y su madre, Fina, acuden a la comisaría para aclarar las circunstancias que han llevado al hijo mayor de la familia, Jesús, a terminar detenido tras un altercado en la huelga convocada en la fábrica en la que trabaja. Se trata de una familia de clase media que sale adelante utilizando todos los recursos a su alcance: Fina, trabajando como teleoperadora y arreglando ropa para sus vecinas; Jesús, dando todo de sí en la fábrica y reparando coches en un taller y Catalina estudiando en el instituto para labrarse un futuro más prometedor y trabajando en una lujosa tienda de moda para aportar algo de dinero a la ajustada economía familiar. La joven es una estudiante muy aplicada, pero algo inconsciente y soñadora, y con un marcado complejo por tener el pecho pequeño.
La rutina en la que viven inmersos se ve alterada con , un antiguo vecino del barrio que regresa convertido en acaudalado narcotraficante. Catalina entra en contacto con el delincuente por casualidad y queda fascinada por su mundo de lujo y dinero. Poco a poco y sin darse cuenta, la joven se enamora de él y va dando pasos que la acercan a un mundo oscuro que se materializa en un primer momento con la asistencia a una fiesta con la que 'El Duque' pretende agasajar a unos capos de la droga con los que quiere hacer negocios. Entretanto, el inspector Torres prosigue con sus pesquisas del asesinato de la joven, encontrando pistas que relacionan el caso con el entorno del narcotraficante. la llegada de 'El Duque'