Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grissom investiga la muerte de dos gemelas

El martes 22 de abril a partir de las 22:00, FDF ofrece una nueva entrega de 'CSI Las Vegas'.
Dos muertes en distintas circunstancias pero con nexo de unión muy importante: las fallecidas son hermanas gemelas. El equipo de Grissom se pone manos a la obra y se sumerge en una complicada investigación. Además de su parentesco, ¿algo más une estos dos casos?
Indagar en el pasado de ambas mujeres y descubrir la conexión entre las dos muertes serán las principales prioridades del equipo de forenses en el episodio del martes 22 de abril en el capítulo 'Casualidad'.
De una parte, Nick y Catherine examinan el cadáver de Jill Case, ahorcada en el techo de su mansión con una correa de perro. Mientras Warrick y Grissom observan el cuerpo sin vida de Amanda, la hermana gemela de Jill, muerta de un disparo frente a una tintorería.
Durante el procesamiento de la escena del crimen, Catherine encuentra el teléfono móvil y las llaves de Amanda, pero no su bolso. Poco después, Warrick y Nick encuentran la nota de suicidio de Jill y el bolso de Amanda.
Las coincidencias continúan. Warrick constata que las fallecidas conducían el mismo modelo de coche. Sin embargo, la relación entre las hermanas no era buena y que estaban enemistadas, de hecho, el marido de Amanda, Gary, desconocía que su mujer tuviera una hermana gemela.
Tratando de esclarecer los hechos, Warrick y Brass acuden a la oficina de Jill, donde descubren que un cajón cerrado con llave está arañado, por lo que presuponen que alguien forzó la cerradura intentando encontrar alguna cosa. Analizando el despacho, los dos forenses encuentran un CD escondido bajo la mesa.
Mientras, el CSI localiza las huellas de Dora Pomerantz en una carta que Amanda tenía en su bolso. Los forenses localizan a Dora quien les confiesa que abandonó a sus gemelas cuando era joven y que posteriormente había sido madre de otra niña, Tiffany de 17 años, con la que vivía. Al preguntar por la carta, la joven confiesa que fue ella quien envió la carta a Amanda, una carta en la que se hacía pasar por su madre.
Entretanto, Grissom recibe una carta de la Universidad de Brown en la que le piden que se tome un periodo sabático para unirse a su equipo docente.