Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'La culpa' y 'Para entrar a vivir', el domingo a partir de las 22.00 en Factoría de Ficción

'La culpa'fdf.es
Este domingo a partir de las 22.00, podrás pasar una noche terrorífica gracias a la saga 'Peliculas para no dormir'. Esta semana, 'La culpa' y 'Para entrar a vivir son los títulos escogidos para cerrar el fin de semana.
Perteneciente a la saga de 'Películas para no dormir', 'La culpa' está dirigida por Narciso Ibáñez Serrador y protagonizada por Nieve de Medina ('El Bola'). La trama de la cinta gira en torno a Ana, una eminente ginecóloga, que invita a Gloria, su enfermera, a vivir con ella.
Su amiga, acompañada por su hija acuden a vivir a su casa a cambio de que sea su nueva ayudante en la clínica privada situada en su propia vivienda.
La casa, que tiene un ala habilitada como consulta, es luminosa, alegre y tranquila, aunque a Gloria le parece oír unos golpes en la puerta cerrada cerca del descansillo.
'Para entrar a vivir' (domingo 6 de diciembre a las 23:15)    
Macarena Gómez, Nuria González, Adriá Collado y Ruth Díaz se ponen a las órdenes de Jaume Balaguerón en  'Para entrar a vivir', una de las seis cintas de 'Películas para no dormir' y que FDF ofrece el domingo a las 22:00.
En esta ocasión la historia gira en torno a Clara y Mario un pareja que avanza con su coche bajo la lluvia torrencial que lleva cayendo todo el día. Van a ver un piso. Otro más después de haber visitado decenas de ellos para iniciar su nueva vida como padre. 
La pareja espera un bebé y desde que supieron la noticia consideran primordial encontrar una casa más grande donde poder criarlo. A pesar de la lluvia, la pareja acude a la cita  que puede ser la definitiva: los de la agencia han insistido que este era especial.

Sin embargo, la primera impresión no es la que ellos esperaban. El piso y toda la zona está en un estado de abandono deprimente y con maniquíes por todas partes. Pese a la decepción, la vendedora les tranquiliza y les explica que el lugar forma parte de un proyecto de rehabilitación del ayuntamiento y que en unos pocos meses va a ser una zona de lujo. que ya está habitada por dos familias: la del entresuelo y la del segundo.

Suben hasta el tercero y entran en el piso. Nunca debieron hacerlo. El edificio es una trampa de la que no se puede escapar.