Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El monólogo de Juan Carlos Córdoba: 'Vestidos de domingo'

Juan Carlos Córdoba nos ha contado que sus padres eran muy raros primero porque los domingos le ponían guapo con su mejor ropa, pero eso era peligroso. Le bajaban al paque y él sólo quería jugar con el cubo y pala. Además cuando el pan se caía al suelo le daban un beso y, si se caía él, le daban "dos ostias".