Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Las reglas del juego', un grupo de timadores que luchan por combatir las injusticias

Sonadas estafas, sofisticados robos y arriesgadas aventuras constituyen los principales ingredientes de “Las reglas del juego”, serie protagonizada por el oscarizado actor Timothy Hutton (“Ordinary People”) que muestra la búsqueda de justicia de una banda de estafadores y que Factoría de Ficción estrenará mañana jueves 9 de septiembre, a partir de la 23:15 horas. En su emisión en el canal de cable estadounidense TNT, logró el respaldo unánime de crítica y público con una audiencia media de 4 millones de telespectadores en su primera temporada.
Creada por John Rogers ('Cosby') y Chris Downey ('The King of Queens), la ficción narra la historia de Nate Ford (Hutton), un ex-investigador de una compañía aseguradora determinado a combatir a quienes dejaron morir a su hijo con la ayuda de Sophie Devereaux (Gina Bellman), una bella farsante; Parker (Beth Riesgraf), una habilidosa ladrona; Eliot Spencer (Christian Kane), un especialista en recuperación de objetos, y Alec Hardison (Aldis Hodge), un brillante hacker informático.
Engaños, sorpresas, acción y malentendidos conviven en esta ficción en la que los ricos, los codiciosos y los injustos son las víctimas de este grupo multidisciplinar decidido a cambiar el flujo de capital en el mundo prestando su ayuda a los más desfavorecidos.
Un ex-investigador de una empresa de seguros se convierte en un moderno Robin Hood
Nate Ford era un brillante investigador de seguros y leal empleado de I.Y.S, compañía para la que se encargaba de recuperar bienes robados valorados en millones de dólares. Cuando la firma se niega a pagar el costoso tratamiento médico de su hijo Sam, el pequeño muere poco después y Ford se derrumba abandonando su trabajo y refugiándose en el alcoholismo.
Bajo los efectos del insomnio y de las resacas acumuladas en los últimos dos años, el ex-investigador es contactado por el consejero delegado de una importante empresa aeronáutica, encuentro que cambia su vida por completo. El ejecutivo le pide que recupere los planos de un avión que al parecer le han sido robados y él acepta el encargo liderando un equipo de cuatro expertos en diferentes campos -robo, estafa, fraude informático y recuperación de bienes- que luchará por poner fin a las injusticias de los más poderosos.
Los inicios de la banda no son fáciles dado que sus miembros, acostumbrados a trabajar en solitario y traicionados en el pasado, se muestran reticentes a la hora de confiar en los demás. A medida que la dinámica diaria les obliga a unir sus fuerzas, descubren que son mejores trabajando en equipo que por separado.
Una banda de estafadores multidisciplinar
Un ex-investigador de seguros con una nueva escala de valores, un brillante hacker informático, una escurridiza ladrona, una estafadora profesional y un especialista en recuperación de objetos deciden unir sus fuerzas luchando contra las injusticias.
• Nathan Ford, el líder de una banda de expertos timadores Nate era un experto en la recuperación de bienes robados hasta que la compañía aseguradora para la que trabajaba rehúsa costear el tratamiento experimental que permitiría a su hijo de ocho años seguir con vida. Tras la muerte del pequeño, es incapaz de superar el dolor de su pérdida hasta que dos años después su vida da un cambio radical cuando decide liderar un grupo de estafadores con un único fin: robar a los ricos para ayudar a los débiles.
• Sophie Devereaux, una estafadora con grandes dotes interpretativas Bella, sofisticada y seductora, Sophie posee una capacidad innata para hacerse pasar por cualquier persona de cualquier nacionalidad. Su dominio de seis idiomas y su facilidad para fingir un perfecto conocimiento en otras múltiples lenguas convierten a esta camaleónica mujer en uno de los miembros más valiosos del equipo. En el ámbito sentimental, siente una profunda atracción por Nate.
• Eliot Spencer, un experto en artes marciales y armas Agudo, preciso y peligroso: así es Eliot, un hombre capaz de derribar a un corpulento enemigo en un abrir y cerrar de ojos gracias a su habilidad en las artes marciales. A pesar de que odia las armas, es capaz de identificar los distintos tipos por el sonido que produce el disparo. Su reputación como chico duro no impide a este experto en recuperación disfrutar de los placeres de la alta cocina.
• Parker, una hábil ladrona Con un pasado marcado por su educación en el orfanato, Parker es una experimentada ladrona que no teme a las alturas pero a quien aterran los caballos. Su agilidad y pequeña estatura le permiten introducirse en los lugares más angostos, escalar paredes y hacer rapel a una velocidad de vértigo. Asimismo, tiene una gran habilidad para desaparecer rápidamente de cualquier lugar cuando se siente amenazada.
• Alec Hardison, un especialista en Internet y fraude informático Perdió a sus padres cuando era niño, por lo que su abuela tuvo que hacerse cargo de él. A pesar de que no es tan hábil como sus compañeros adoptando distintas identidades, Alec es un genio de la informática capaz de descodificar un complejo sistema informático, rastrear los movimientos de un vehículo y acceder a ficheros protegidos desde su ordenador.
El consejero delegado de una compañía aeroespacial pide a Nate que robe los planos de un avión, en el arranque de la serie
En el primer capítulo de la ficción, el consejero delegado de una importante compañía aeroespacial contrata los servicios de Nate Ford, un investigador de seguros especializado en recobrar bienes robados valorados en millones de dólares, con un único objetivo: recuperar los diseños de un avión que le fueron sustraídos por una empresa rival. Tras completar el trabajo encomendado, Nate y su equipo descubren que los diseños nunca pertenecieron al directivo, por lo que se ven obligados a trazar un plan para devolver los documentos a sus legítimos propietarios.