¿Llegaréis a ponerle cara y cuerpo a Germán Palomares, el moroso?