El monólogo de Raúl Pérez: Los seis grados de separación