Karim pone fin a la crisis con magia y concentración