El monólogo de Raúl Massana: ‘Genes’