Aquí huele a vivo... o a ¿muerto?