El Chalao también tiene momentos tiernos