El lado oculto de la casa de Pablo Chiapella queda al descubierto en el último capítulo