Las grandes series, mejor en grandes dosis