'Marmaduke': Estrenamos vida no tan perra