'Noche de marcha', la comedia más gamberra