'Soy el número cuatro': tres ya están muertos, solo queda uno