Una persecución sin salida, en 'The Contract'