Carmen Machi, toda una experta en olvidarse el guión