Isabel Ordaz se insinúa a la cámara para que no le echen