El Rey entrega su escopeta y la de Froilán