Euforia por la roja en Aldabaenea