El monólogo de Juan Carlos Córdoba: La edad del pavo