El monólogo de Juanjo Albiñana: Mundo manchego