Monólogo de Miguel Martín: Sándwich mixto