Monólogo de Pepín Banzo: Hombre orquesta