El monólogo de Juan Carlos Córdoba: 'Vestidos de domingo'