El monólogo de David Navarro: 'Despropósito'