La máquina vending: El refresco y el bollo, a punto de separarse