'Predators': El miedo es la peor arma