'¡Vaya vecinos!', la serie más marciana