¿Qué no sería jamás Dani Rovira?